Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

LARACHE – las obras del Balcón – EL BALCÓN DEL ATLÁNTICO, UN PATRIMONIO COLECTIVO

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Hace un rato, me han dicho que las obras que han comenzado hoy en el Balcón del Atlántico han afectado a una parte mínima… Por supuesto, porque hoy ha sido el primer día de estos trabajos. Esperemos que se recapacite, que se sopese las consecuencias, que se dé marcha atrás y se decida recuperar el actual Balcón, mantenerlo, repararlo, no transformarlo en algo que nada tenga que ver con la memoria de los larachenses, de todos los larachenses.

Y creo que hoy es el mejor día para rendirle un pequeño homenaje al hermosísimo Balcón del Atlántico de Larache…

En 1979, las autoridades locales larachenses decidieron embellecer el Balcón. Y la crónica de esa noticia, decía así:

  El Balcón del Atlántico, el actual, se acerca lentamente a su centenario… Un auténtico patrimonio cultural. El Balcón es un monumento de Larache.

Cambil, Mustafa, Rubio y Jurado… larachenses en el Balcón

 ¿Qué familia larachense no guarda alguna fotografía en el Balcón del Atlántico? Generación tras generación…

Los versos de Mustapha Bouhsina dicen:

LOS AMANTES DEL BALCÓN ATLÁNTICO

 Me agrada ver a los amantes, dos en dos,

en los rincones de mi Balcón del Atlántico,

sumergidos en los besos y el clima fresco,

del Océano amante en sus olas como ellos,

 

todos en conjunto dan la forma de un cuadro,

en fondo se ve el firmamento muy celeste,

cuando funde en una faja del horizonte,

con rayos de puesta del sol anaranjado,

 

cerca seguidos con miradas retraídas,

de rojas rosas hincadas en los jardines,

gigantescos grises pájaros bailarines,

transeúntes dando en el aire carcajadas.

 

Ellos con su dulce mundo siguen soñando,

inmenso reino con el querer dominado,

sobre fuertes pilares del amor fundado,

con las concentradas miradas alentado.

 

Mientras yo en ese pasado mi convencieron,

cuando de joven llene este Balcón con besos,

en sus partes oigo el eco de mis caminos,

siento calidez de los besos que me dieron,

 

en esos tiempos de mi vida.. cariñosos,

para mi ya no son más que buenos recuerdos

alumbran lo que ha quedado de mi sendero

repleto de años que siento ya no son de oro.

de MUSTAFA BOUHSINA

 

Escena de la película BALCON ATLANTICO del realizador larachense Mohamed Chrif Tribak

Hay cientos de fotografías que retratan la belleza de este lugar emblemático, como las de Itziar Gorostiaga:

 Da igual que la imagen sea en color, en blanco y negro, del siglo XX o del XXI

Pero lo cierto es que si comenzásemos a colgar las fotografías que los larachenses guardamos de este lugar, los recuerdos se removerían para recobrar vida.

 

También mi familia guarda sus imágenes de este lugar, muchas de ellas. Imágenes de mis abuelos, de mis padres, cuando eran jóvenes, cuando no lo eran ya tanto.

Mi madre (Maria Gallardo), Fina y Maleni

 Este es un pequeño homenaje al Balcón del Atlántico, con imágenes de larachenses que reconozco y a otros que no sé quiénes son, pero ahí están, como detenidos en el tiempo contemplando este lugar, paseando por él, jugando en sus jardines, montando en bici, acompañando a su pareja o a sus amigos, disfrutando de su embrujo.

Una ciudad no es sólo un nombre. Cuando un larachense regresa, está deseando volver al Balcón, porque su pasado y el de los suyos está ahí. Cambiarlo, supone deformar el sentido afectivo, el cariño innato a tu pueblo. No será el mismo. 

El escritor larachense Mohamed Sibari en el Balcón

 El Balcón Atlántico es parte de Larache, y lo es en su configuración actual. Podríamos hacer un viaje en el tiempo, desde que el Balcón se construyó hasta hoy, un viaje de imágenes, y supondría el asombroso espectáculo de un regreso eterno: año tras año, volvemos a un lugar a través de los otros, como si todos los larachenses formaran parte de la misma familia. Sin distinción de raza o de religión.

Sólo el espacio común conforma ya un vínculo invisible que nos hace sentirnos arropados cuando nos encontramos con un paisano. Rápidamente, en la conversación, surge este nombre: Balcón del Atlántico.

VICTORIA DE LA VEGA, CHARI, CARLOS, CONCHA Y LOLA DE COZAR
SIRITA Y LUIS BLANCO
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

  Tuve la fortuna de despertar cada día con el Balcón bajo mi ventana, mientras vivimos en nuestra casa de la calle Mulay Ismail. Digo que la fortuna, porque era un espectáculo permanente. El océano al fondo, los jardines, la balaustrada donde me sentaba con mis amigos al atardecer… También forma parte de mis recuerdos, y no puede separarse de la mamoria de mi familia.  El Balcón. El Balcón del Atlántico. El Balcón de nuestra Larache.

 
 
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

7 comentarios

  1. Qué avalancha de comentarios, cuántos recuerdos lastimados, cuánta indignación, impotencia, tristeza…
    Quiero pensar que solamente han derribado un pequeño tramo, tal vez el que estaba en peores condiciones y van a volver a construirlo… pero me siento obligada a decir que es necesario un mantenimiento contínuo en calles, plazas, jardines… para evitar lo que se está viendo poco a poco en nuestra hermosa y querida ciudad.
    No sé cómo voy a explicarle a mi madre lo que está ocurriendo… por nada del mundo deseo darle ninguna mala noticia… su querido y tan recordado Balcón del Atlántico, el que tantísimos recuerdos de juventud le trae!!
    Después de 20 años he vuelto ya dos veces este año y también me hice fotos en el Balcón… ojalá no sean las últimas…
    Quiero volverte a ver, apoyarme en tí y llenar mi mirada de la inmensidad de tu océano.
    Sergio, desbordas tanto amor por Larache!!
    Un beso

  2. No entiendo la opacidad en los trabajos que se llevan a cabo en el Balcon del Atlántico. Los proyectos deben ser de todos y deben ser aprobados por la ciudadania. Para ello deben ser visibles todavia en proyecto. Despues de la destruccion del que fue Hospital Civil, el abandono lamentable de la Comandancia, la condena del puerto con una obra inferior, la parcelacion del Vivero, la masacre de la Plaza, o el engendro en que ha transformado la remodelacion al Mercado de Abastos, esta supuesta catastrofe del Balcon del Atlantico, si se confirma, seria la gota que colme el vaso. Seria cosa de que volvieramos a nuestras babuchas negras.

  3. Te deseo mucha suerte! Leyendo tu relato, no es pensable que las autoridades no hagan marcha atràs. Bajo el término «progresión» destruien memorias, emociones, el sentimiento de pertenecer. Quitan el alma a un pueblo para transformarlo en algo impersonal que encontramos por docenas, esté donde esté en el mundo! (Entiendes mi español?

  4. A Larache, se le está negando la memoria. Y por correr tanto detrás de una modernidad de fachada, la ciudad acabará perdiendo su alma, su encanto, su humanidad… y todo lo que hace su identidad, tan particular y entrañable. Todo está desapareciendo por el espejismo del dinero: los cines, la plaza, el «balcón», y pronto las fachadas de la plaza… ¿De qué más será el turno? ¿Cuando vendrá la próxima demolición? ¿Y luego, la próxima construcción de edificios vacíos, desmesurados, y tan pronto deteriorados, abandonados? Parece que Larache no sabe aprender de las experiencias de otras ciudades, ansiosas de turismo de masas y de dinero… Está bien «vivir con su tiempo», la modernidad y todo eso, pero ninguna vida se puede hacer sin memoria. Nadie puede vivir sin pasado, sin transmisión, sin recuerdos en común… Borrando su memoria, Larache está corriendo el riesgo letal de convertirse en una ciudad anónima, como las demás, sin encanto, impersonal y fría. Todo éste mármol: sobre las paredes, en la plaza… ¡Que frialdad! estos edificios nuevos que intentan parecerse a los de las grandes capitales… ¡Que tristeza! Larache se está equivocando de modernidad. No significa que haya que estar en contra, pero de la misma manera que en una familia hay que preocuparse del futuro de los niños, pues hay que respetar a los ancianos, preservar su memoria y la sabiduría que nos transmiten. Esta es la verdadera modernidad: no se resume al poder inmediato del dinero, sino que mira hacia el futuro con el orgullo de su historia. Ha llegado el tiempo de parar estos proyectos devastadores, de hacer el inventario de los edificios antiguos y protegerlos, de lanzarse en un gran programa de renovación y de mantenimiento (¡y no hablo de un golpe de pintura hasta que el edificio caiga por si solo!) Ha llegado el momento de que las autoridades entiendan que el turismo de las RME y de los europeos no se resume a los beneficios de las terrazas de los bares en los meses de verano. No, los turistas buscan también una cierta autenticidad, carácter, belleza, y no un decorado de aires modernistas, hueco y sin alma. Entonces, ¡movilicémonos!, ya que lo que defendemos es tanto el futuro de esta ciudad que su pasado.

  5. Despues de leer la noticia y constatar las obras, puesto en comunicación con un amigo de nosotros conocedor de gentes, nos comunica que las obras sólo van hasta la zona de acceso a una ampliación realizada en la parte baja, como contención y aprovechando el espacio. van de la parte este esquina hasta la primera casa yendo hacia la plaza. Según nos comenta las Asociaciones tienen acceso a cualquier información que se pida en la Gobernación.

  6. Querido fiel paisano y estimado amigo D. Sergio Barce, pues en ese año 1979 yo ejercía el encargo de teniente del precedente del consejo municipal de Larache por el partido Unión Socialista de Las Fuerzas Populares, pues gracias por tus esfuerzos de llegar a poder salvar lo que representa el patrimonio Balcón del Atlántico para los larachenses ..
    Un cordial abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hello, I'm Naomi Hunt

I am a writer, blogger, and traveler. Being creative and making things keep me happy is my life's motto.

Mis obras

Publicaciones recientes

Get Curated Post Updates!

Sign up for my newsletter to see new photos, tips, and blog posts.