Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Otros libros, otros autores: CUENTOS REUNIDOS (2010) de PAUL BOWLES

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

El pasado año se publicó el volumen

«CUENTOS REUNIDOS» de Paul Bowles

en edición, intrroducción y notas de Rodrigo Rey Rosa

para la editorial Alfaguara.

 <Bajo la luz gris de la mañana, el hombre miraba desapasionadamente al profesor. Con una mano le apretó las narices. En cuanto el profesor abrió la boca para respirar, el hombre le agarró la lengua y tiró de ella con todas sus fuerzas. El profesor sintió náuseas, trató de recuperar el aliento; no vio lo que iba a ocurrir. No llegó a distinguir el dolor causado por el brutal estirón del dolor causado por el filo del cuchillo. Luego vino un interminable período de asfixia, mientras el profesor escupía sangre mecánicamente, como si él mismo no fuera parte del proceso…>  (Del relato <Un episodio distante>)

 Como presumía, este libro recopilatorio de varios de los relatos de Paul Bowles no podía defraudar, y no podía hacerlo porque la mayor parte de ellos son familiares para quienes somos asiduos del autor americano que se afincó en Tánger. No hay, pues, sorpresas, pero sí deleite, deleite por volver a leerlos, deleite por gozar de buena literatura.

     <Sólo dos días después, él la llevó a su habitación. Como suponía, era hermosa. Aquella noche fue muy dichoso, pero por la mañana, cuando ella se fue, comprendió que quería estar con ella todo el tiempo. Quiso saber cómo era la casa de su tía y cómo pasaba el día. Así comenzó para Lahcen una mala época. Era feliz únicamente cuando ella estaba con él y podía llevarla a su cama, y verla a ella tendida a un lado y la botella de coñac al otro, erguida en el suelo al costado de la almohada, donde podía asirla fácilmente. Cada día, después de que ella se fuera, yacía inmóvil pensando en todos los hombres que podría ir a visitar antes de regresar con él. Cuando le hablaba de esto, ella se reía y le decía que pasaba todo el tiempo con su tía y su hermana, que ahora había llegado de Meknes. Pero él no podía olvidar su preocupación.> (Del relato <Historia de Lahcen e Idir>)

 Por supuesto que, a mí, de los maravillosos cuentos que se recogen en este volumen, son los ambientados en Marruecos los que me interesan más y, sinceramente, creo que son los mejores del volumen.

Relatos como <Junto al agua> (By the water, 1945), <Mil días para Mokhtar> (A thousand days to Mokhtar, 1948), <Historia de Lahcen e Idir> (The stroy of Lahcen and Idir, 1961) o <Misa del gallo> (Midnight Mass, 1979), se entrelazan con algunas obras maestras (esto es una opinión personal) como <Un episodio distante> (A distant episode, 1945), <El tiempo de la amistad> (The time of friendship, 1962) o <Allal> (1976).

 <Durante el desarrollo de su mutua amistad había llegado a pensar que él era muy semejante a ella, aun cuando supiera que cuando lo conoció era diferente. Ahora comprendía la peligrosa vanidad que estaba implícita en su fantasía: sin ninguna razón, había supuesto automáticamente que su vinculación con ella había sido en definitiva beneficiosa para él; que como consecuencia de su relación con ella, era inevitable que él hubiera mejorado. En su deseo de verlo cambiar, había empezado a olvidar cómo era Slimame en realidad. <Nunca llegaré a comprenderlo>, pensó con impotencia, convencida de que por el hecho mismo de sentirse tan cercana a él, nunca podría observarlo desapasionadamente.>  (Fragmento del cuanto <El tiempo de la amistad>)

Paul Bowles

 Un libro, en fin, para tenerlo siempre a mano y releer las historias de Paul Bowles, saboreándolos, mientras nos sumergimos en algún paisaje al borde del desierto o en una barraca a las afueras de Tánger, mientras experimentamos las alucinaciones de alguno de sus personajes tras haber fumado kif o tomado majoun, o quizá, simplemente, descubrimos la vida de algún europeo que, a través de la socarrona mirada de Bowles, trata de adivinar el alma marroquí. Una gozada.   Sergio Barce

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

4 comentarios

  1. No tengo este libro, pero si otro de una selección de cuentos de Bowles que leí hace bastante tiempo, pero son inolvidables.
    Me ha Costado un poco encontrarlo,(tendré que ordenarlos alfabéticamente o buscar algún programa, porque cuando tengo que buscar algún libro me vuelvo loca).
    Algunos me parecieron alucinantes como Allal y Mal de ojo.

    Allal,un joven que por error, bajo los efectos del kif, sufre una alteración o dominación de la conciencia – cuando la mente de un ser humano entra en el cuerpo de una serpiente – y viceversa.
    “Aquella tarde, el mismo grupo de hombres regresó a la casa para llevar a cabo la búsqueda
    que habían tenido intención de realizar con anterioridad. Allal yacía en la concavidad,dormitando. Cuando despertó, ellos ya estaban dentro. Él se volvió y gateó hacia el agujero. Vio
    al hombre esperando allí fuera, con un garrote en la mano.
    La furia había estado en su corazón siempre: ahora brotó de él de una manera explosiva.
    Como si su cuerpo fuera un látigo, se lanzó de golpe al centro de la habitación. Los hombres que
    tenía más cerca estaban a cuatro patas, y Allal tuvo la alegría de hincar sus colmillos en dos de
    ellos antes de que un tercero le cortara la cabeza con un hacha”

    Mal de ojo, nos muestra la ignorancia y la creencia en hechizos hasta cometer un crimen.
    “Tuvieron que arrastrarle hasta aquí, ¿comprende? Y mantenerle en vilo sobre el pozo
    mientras le hacían incisiones en los pies para que la sangre cayera en el agua. Si cae en las
    paredes del pozo la cosa no sirve de nada. Y luego tenían que hacerle los mismos dibujos que
    el alfaquí hacía en un papel para la niña. Es muy difícil hacerlo de noche y lloviendo, pero lo
    hicieron. Yo vi los cortes cuando le lavé. Con cautela le pregunté si veía alguna relación entre todo aquello y la muerte de Marsh.
    —Murió porque le había llegado su hora”

    un cuento perfecto, brutal y lo mas cercano al infierno Delicada presa
    “Pasó el dedo por la hoja de la navaja; una agradable excitación se apoderó de él. Se acercó, bajó la vista y miróel sexo que surgía en la base del vientre. No del todo consciente de lo que hacía, lo cogió con una mano y pasó el otro brazo por debajo con el movimiento de un segador blandiendo una hoz. Lo cercenó de un tajo. Quedó un agujero redondo y oscuro al nivel de la piel; lo miró un
    momento con atención, sin verlo. Driss lanzaba alaridos. Todos los músculos de su cuerpo
    sobresalían, se agitaban. Puso la mano sobre el duro vientre del muchacho y alisó la piel. Entonces hizo una incisión vertical y, utilizando las dos manos, insertó con gran cuidado el órgano cortado hasta que desapareció”
    Inquietantes y angustioso como Páginas de cold point.
    «No deje que su hijo ande por ahí, compadre».
    Por un momento me quedé completamente rígido en el asiento mientras el campo abierto
    pasaba a toda velocidad ante mis ojos. ¿Por qué se me ocurría pensar que era aquello lo que
    había dicho?.
    —Tal vez sea su hijo o tal vez no lo sea. Me da igual. Eso no es asunto mío. Pero es malo,
    muy malo. Esas cosas no las hacemos aquí, señor. La gente de Orange Walk y de Saint Ivés
    Cove están muy enfadadas. Y no sabe usted lo que son capaces de hacer cuando se les excita.
    En fin creo que son todos extraordinarios y maravillosos.
    Perdona que siempre me enrolle tanto, un beso.

    1. Mayte, las gracias hay que dártelas a ti por enrollarte tanto… Si no participáseis de esta forma, el blog no tendría sentido.
      Esos cuentos de Bowles que señalas son magníficos, es cierto. «Allal» es increíble, puedes imaginar toda esa transformación del personaje que va siendo absorbido por los efectos del kif. Eso es algo que me atrae mucho de sus relatos y de sus novelas.
      Estoy tratando de publicar una novela precisamente en la que Paul Bowles es uno de los personajes, aunque está resultando francamente difícil editarla. Pero rindo una especie de homenaje a esas escenas envueltas en la pesadilla de la droga.
      De nuevo gracias, Mayte
      sergio

  2. Os recomiendo «Déjala que caiga». Esta obra de Bowles también se desarrolla en Marruecos, en Tánger, y en ella tiene una capital importancia los estados de alteración que provoca el kif y el majoum en nuestra conciencia. Paul es mi escritor de cabecera, mi autor fetiche, así que yo os recomendaría todos sus escritos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hello, I'm Naomi Hunt

I am a writer, blogger, and traveler. Being creative and making things keep me happy is my life's motto.

Mis obras

Publicaciones recientes

Get Curated Post Updates!

Sign up for my newsletter to see new photos, tips, and blog posts.